Es que ni para las cosas malas nos tienen en cuenta.